Advertencia

Este sitio contiene imágenes explícitas que pueden herir su sensibilidad

Informes

Se puede hackear un corazón humano

Con la proliferación del Internet de las Cosas, todo está conectado y la salud también. 

Mundo Violento
Por Mundo Violento
  • El marcapasos podría ser hackeado y podría causar la muerte.

    El marcapasos podría ser hackeado y podría causar la muerte.

Los avances tecnológicos han avanzado de manera muy rápida. Los hackers se han encargado de asustar a los cibernautas. Ahora también puede causar la muerte. La digitalización y la hiperconectividad forman parte de un día a día en el que los informes médicos han abandonado ya el tradicional sistema de papel al mismo tiempo que se pueden hacer consultas vía online o nacen aplicaciones destinadas a vigilar nuestra salud.

Estas «apps» ayudan al usuario a controlar su ritmo cardiaco, por ejemplo, sin sustituir nunca una prescripción médica.

Por tanto, la ciberseguridad, parte fundamental de la tecnología, afecta al también al sector sanitario. Las brechas de seguridad en dispositivos médicos pueden provocar consecuencias indeseadas. Cabe recordar el caso de Dick Cheney, exvicepresidente de EE.UU., quien confesó en 2013 la vulnerabilidad de su marcapasos, por la que los médicos decidieron deshabilitarle la comunicación inalámbrica del dispositivo que cuidaba de su corazón por si alguien intentaba atentar con su vida mediante un ataque remoto.

De hecho, en 2012, el popular famoso «hacker» Barnaby Jack demostró cómo se podía manipular remotamente un marcapasos para que emitiese un shock eléctrico potencialmente mortal.

La ciberdelincuencia, una vez más, demuestra que no entiende de barreras. La compañía especializada en soluciones de seguridad G DATA alerta, en este sentido, de la necesidad de incorporar en los dispositivos sanitarios «security by design» (seguridad por diseño).

Esta situación es el resultado del «Internet de las Cosas» (IoT). Todo está conectado y la salud también, haciendo que los pacientes sean incluso más vulnerables que antes.

 

 

Por tanto, el hecho de que un marcapasos o una bomba de medicación conectada puedan ser interceptadas por un ciberdelincuente que pretende matar a una persona, exige que sean diseñados pensando en los patrones de seguridad necesarios para evitar este tipo de ataques. De hecho, millones de datos de pacientes están en riesgo por los agujeros de seguridad informática en el sector sanitario. 

Con información de: abc.es

ESTO TE PUEDE INTERESAR: 

 

 

Comentarios