Advertencia

Este sitio contiene imágenes explícitas que pueden herir su sensibilidad

Crimenes

"Me sentía sucia, utilizada y me tiré por un puente"

Una joven relata durante el juicio que trató de suicidarse tras sufrir una agresión sexual en Inca en la que se contagió de una enfermedad venérea.

Mundo Violento
Por Mundo Violento
  • Tras ser violada, la mujer contrajo una enfermedad de transmisión sexual.

    Tras ser violada, la mujer contrajo una enfermedad de transmisión sexual.

La triste historia de una mujer que narró en una Audiencia Provincial de cómo intentó quitarse la vida tras sufrir una agresión sexual en Inca, España. Sus desgarradoras palabras de sufrimiento quedaron plasmadas en la mente de los asistentes:

Me sentía sucia, utilizada. Quería quitarme la vida. Le envié un mensaje a mi madre para despedirme, le pedí que cuidara de mi hijo y me tiré por un puente", relató la mujer.

Ella quería morir, pero afortunadamente (aún más para su familia), sobrevivió a la caída. Aunque la mujer rodó desde unos cinco metros, no falleció, pero el incidente le causó una fractura en una vértebra por la que estuvo hospitalizada unos meses. 

Según dijo, que el hombre que abusó de ella, la encerró en una casa y la obligó a mantener relaciones sexuales, contagiándole una enfermedad de transmisión sexual. El sospechoso, para quien la fiscalía está condenando a diez años de cárcel, se deslindó de todo comentario. El presunto culpable se negó haberla violado y aseguró que apenas tuvieron "un roce" consentido en el que no llegó a penetrarla.

Ambos coincidieron en que se habían conocido horas antes en un bar y que habían estado consumiendo cocaína, pero ella no quería tener relaciones sexuales con él.

Los hechos ocurrieron a principios de abril de 2011, cuando el sospechoso y la denunciante se conocieron en un bar de la capital del Raiguer. La mujer, de 33 años, explicó que entabló conversación con el hombre, de 58, y le invitó a cocaína.

"Llevaba cinco años sin consumir pero ese día tuve una recaída", dijo.

Pasaron el rato juntos, tiempo después, compraron más droga en un bar de la localidad y la estuvieron tomando juntos.

"Se me hacía una falta de respeto volver a casa con mis padres en ese estado y él me dijo que podía ir a la suya", contó la víctima.

El hombre la llevó a su habitación, consumieron la droga. Él le dijo que se recostara en la cama y comenzó a tocarle los senos. Le bajo los leguins y después la ropa interior.

Yo le pedía que por favor parara. Me inmovilizó con el brazo, me alzó una pierna y me penetró", afirmó la joven

Al presentar esta declaración, el tribunal le preguntó varias veces por qué no escapó del domicilio del sospechoso antes de la agresión.

"Tenía miedo de que me persiguiera. No quería marcharme sin mis cosas. No tenía la cabeza donde debía", explicó la mujer.

Según su versión, tras la violación el hombre la llevó en coche a su domicilio, como a las cinco y media de la madrugada.

Me encontraba sucia, utilizada... Quería quitarme la vida. Le envié un mensaje a mi madre diciéndole que la quería mucho, que habían abusado de mí y quién había sido, y me tiré por el puente. Caí de pie y sentí un crujido muy fuerte hasta la cabeza"

A consecuencia de la caída sufrió una fractura en una vértebra por la que tuvo que permanecer tres meses inmóvil. La joven asumió que después de la violación fue infectada por una enfermedad de transmisión sexual.

El acusado, por su parte, negó buena parte del relato de la denunciante.

Según su versión, la víctima estuvo consumiendo esta droga durante toda la noche. "Muy centrada no estaba", afirmó. A medianoche, ella le dijo que no tenía dónde dormir y el ofreció ir a su casa.

Se metió en la cama con las medias y yo le ayudé a bajárselas porque llevaba un cigarro en la mano. Parecía que me conocía de toda la vida y empezamos a tontear. Hubo un poco de roce. No llegué a penetrarla, fueron dos minutos", sostuvo.

A pesar de la declaración del hombre, la fiscal replicó que se encontraron restos biológicos suyos en la vagina de la víctima.

El acusado negó haberla violado y afirmó que la mujer en ningún momento se mostró renuente. "A las cinco y media de la mañana la desperté para llevarla a su casa. Me pidió que la dejara en una calle y volví a la mía. Me quedé espantado cuando a la tarde siguiente vino la Guardia Civil, no sé por qué me denunció", dijo el acusado, que negó haber padecido nunca ninguna enfermedad de transmisión sexual.

La fiscalía reclama como condena inicial a 10 años de prisión para el sospechoso, acusado por delito de agresión sexual y una falta de lesiones por la enfermedad que supuestamente contagió a la víctima. Además, reclama una indemnización de 21.775 euros.

El juicio continuará el próximo 21 de noviembre con la declaración de varios agentes de la Guardia Civilque investigaron el caso y del médico forense que examinó a la mujer.

 

 

Con información de Diario de Mallorca

ESTO TE PUEDE INTERESAR:

 

 

Comentarios